Los archivos Berzin

Archivos budistas del Dr. Alexander Berzin

Cambie a la versión para lector de pantalla de esta página Salte a la navegación principal.

Inicio > Estudios históricos, culturales y comparativos > Comparación de las tradiciones budistas > Panorama de las formas básicas de budismo

Panorama de las formas básicas de budismo

Originalmente publicado como parte de
Berzin, Alexander. Buddhism and Its Impact on Asia. Asian Monographs, no. 8.
Cairo: Cairo University, Center for Asian Studies, June 1996
Traducido por Ernesto Guerrero

Veamos algunas de las características distintivas de las formas del budismo teravada, Chino y Tibetano como representativas de los sistemas más extendidos actualmente.

Teravada

El teravada enfatiza la meditación consciente. Esto se logra enfocándose en la respiración y en las sensaciones del cuerpo mientras se permanece sentado o mientras se camina muy lentamente, en los movimientos y en las intenciones de moverse. Estando conscientes del surgimiento y la desaparición de cada momento, se logra una realización experimental de la impermanencia. Cuando se aplica esta comprensión al análisis de toda nuestra experiencia, uno puede darse cuenta de que no existe un yo permanente, que no sufra cambios, que exista independientemente de todas las cosas y de todos los demás. Todo es cambios momentáneos. De esta forma se logra una comprensión que nos libera de la actitud egoísta autocentrada, y de la infelicidad que ésta nos trae. El teravada también enseña meditaciones sobre el amor y la compasión, y solamente en las últimas décadas ha habido un movimiento hacia lo que se le ha llamado “budismo comprometido”, el cual comenzó en Tailandia, e involucra a los budistas en programas de ayuda social y ambiental. Además, los monjes teravada estudian y cantan las escrituras budistas, y realizan ceremonias rituales para los laicos. Los monjes hacen rondas silenciosas mendigando limosnas, y las familias practican la generosidad ofreciéndoles comida.

Mahayana del este asiático

Las tradiciones del Este Asiático, derivadas de China, tienen dos vertientes principales: La de la tierra pura y, lo que es llamado en Japón, zen. La tradición de la Tierra Pura enfatiza la recitación del nombre de Amitabha, el Buda de la luz infinita, como un método para alcanzar su tierra pura de la felicidad, una especie de paraíso donde todo es conducente para convertirse en un Buda. El zen enfatiza la meditación estricta, en la cual, uno aquieta la mente de todo pensamiento conceptual para que brille la naturaleza pura de la mente: compasiva y dotada de sabiduría. Monjes y monjas en ambas tradiciones cantan textos de las escrituras, además siguiendo la tradición de Confucio, se realizan ceremonias especiales para los antepasados muertos de la comunidad laica.

Mahayana tibetano

La forma tibetana de budismo, localizada en Asia Central, enfatiza el estudio, particularmente lo relativo a la naturaleza de la mente y las emociones a través de la lógica y el debate, en conjunto con una práctica meditativa intensa. Esto se combina con la práctica del Tantra, en la cual, uno utiliza los poderes de la imaginación, y trabaja con las energías sutiles del cuerpo para transformarse en un Buda. Esto se logra concentrándose en el vacío y en la compasión, y dentro de este contexto, imaginándose que uno se ha convertido en una figura búdica específica. Aunque estas figuras son llamadas algunas veces “deidades meditacionales”, no equivalen a Dios, ni en su significado, ni en su función, y el budismo no es de ninguna manera una religión politeísta.

Cada figura búdica es una representación simbólica de un aspecto de la iluminación de un buda, tal como la sabiduría, o la compasión. Visualizarse de esta forma y recitar las sílabas sagradas (mantras) asociadas con ella, nos ayuda a sobreponernos a la falsa y negativa imagen que tenemos de nosotros mismos y a desarrollar las cualidades encarnadas en esa figura. Tal clase de práctica es muy avanzada y requiere una supervisión cercana por un maestro totalmente calificado.

El budismo tibetano también tiene muchos cantos y rituales, generalmente diseñados para eliminar fuerzas negativas e interferencias, que se visualizan en forma de demonios. Mientras se realizan estos rituales, como un apoyo meditacional, uno se imagina en una forma extremadamente poderosa y colérica, esto ayuda a obtener energía y confianza para sobreponerse a las dificultades. Hay también un gran énfasis en las técnicas meditativas para cultivar el amor y la compasión, que también involucran el uso de visualizaciones.