Los archivos Berzin

Archivos budistas del Dr. Alexander Berzin

Cambie a la versión para lector de pantalla de esta página Salte a la navegación principal.

Inicio > Fundamentos del budismo tibetano > Nivel 3: Material lojong (entrenamiento mental) > Cinco rasgos de familias búdicas en la vida diaria: presentaciones del anutarayoga tantra guelug y el mahamudra karma kagyu

Cinco rasgos de familias búdicas en la vida diaria: presentaciones del anutarayoga tantra guelug y el mahamudra karma kagyu

Alexander Berzin
Febrero 2003
Traducido por Patricia Ordoñez

Rasgos estables y evolutivos de las familias búdicas

Las familias búdicas – más completamente, los rasgos de familia búdica- se refieren a aspectos de la naturaleza búdica que todos, incluso los gusanos, tenemos. En general, los factores de naturaleza búdica, permiten o justifican que todos seamos capaces de llegar a convertirnos en un buda. Específicamente, hay factores asociados con el continuum mental contaminado de cada individuo que se transforman en diferentes aspectos de un buda, o bien, son responsables de los mismos. Incluyen, tanto los rasgos estables que siempre se han atribuido a nuestro continuum mental, como los rasgos evolutivos que aumentan. Se cuenta con muchas presentaciones de los dos.

Los rasgos estables pueden ser tanto los fenómenos que nunca cambian, tales como la naturaleza convencional y la más profunda de la mente, como los fenómenos que nunca cambian en naturaleza, tales como tener un cuerpo, palabra y mente.

Los rasgos evolutivos pueden ser factores que siempre han estado allí, los cuales son potenciales que pueden ser estimulados para aumentar, tales como las buenas cualidades, por ejemplo, la compasión. También pueden ser recientemente adquiridos, como la bodichita o el correcto entendimiento de la vacuidad, que tienen una primera vez cuando alguien los alcanza y que pueden estimular o reforzar rasgos que siempre han estado allí.

Por lo tanto, trabajar con los rasgos de las familias búdicas implica, tanto aquietarse para reconocer los rasgos que siempre han estado allí, como estimularlos para aumentar. Reconocerlos puede implicar simplemente tranquilizarse o calmar las distorsiones de ellos cuando están mezclados con la confusión. Tanto los factores de naturaleza búdica como sus distorsiones dan forma a nuestra experiencia del mundo.

Esquema en cinco partes de los rasgos de familias búdicas

El kriya tantra y el charia tantra tienen un esquema en tres partes de los rasgos de las familias búdicas, mientras que el tantra yoga tiene uno de cuatro partes. La mayoría de los sistemas de figuras búdicas en la clase superior de tantra, anutarayoga, presentan una estructura en cinco partes, aunque Kalachakra y el sistema lamdray sakya de Hevajra presentan un esquema en seis partes. Guhyasamaja habla de uno, cinco o un centenar de rasgos de familias búdicas. Aquí nos enfocaremos en la división en cinco partes.

Varios grupos de cinco rasgos encajan en este esquema. Cada uno de estos cincos grupos de rasgos es llamado una “familia” o una “casta” de rasgos. Cada familia tiene una figura búdica principal y una insignia que la representa.

  1. La familia Tatagata o familia búdica, representada por una rueda, tiene como figura búdica principal a Vairochana.
  2. La familia enjoyada, representada por una joya, tiene como figura búdica principal a Ratnasambhava.
  3. La familia de loto, representada por una flor de loto, tiene como figuras búdicas a Amitabha y a Avalokiteshvara.
  4. La familia kármica, representada por una espada, tiene como figuras a Amoghasiddi y Tara.
  5. La familia vajra, representada por un vajra, tiene como figura búdica a Akshobya.

La actividad mental pura de un buda da lugar al surgimiento de una apariencia pura del universo como un mándala con estas cinco familias, y a la cognición de ellas con una conciencia omnisciente que impregna la interrelación de todo. Nuestra actividad mental impura, que está limitada y mezclada con la confusión, da surgimiento a nuestra experiencia ordinaria con apariencias impuras de los cinco factores agregados, y a una conciencia limitada de estos factores compuestos que comprenden cada momento de nuestras vidas.

Los cinco factores agregados son los siguientes:

  1. Formas de fenómenos físicos: imágenes, sonidos, así como nuestro cuerpo,
  2. Sentir un nivel de felicidad o infelicidad,
  3. Discriminación,
  4. Otra variable que afecta, como el impulso a hacer, decir o pensar algo,
  5. La conciencia, que conoce la categoría de los fenómenos convencionales que son las cosas, como imágenes, sonidos o pensamientos.

En términos de todos los aspectos de un buda

Presentación general

Todos tenemos simultáneamente:

  1. Cuerpo (familia búdica)
  2. Buenas cualidades (familia enjoyada)
  3. Habla (comunicación) (familia del loto)
  4. Una influencia sobre los demás y sobre nosotros mismos (familia kármica)
  5. Una mente (familia vajra)

Por ejemplo, con la mente o la actividad mental nos damos cuenta de los demás, se da el surgimiento de una apariencia y la cognición de la misma, sin un “yo” sólido separado haciendo que esto ocurra, controlándolo u observándolo. Nuestra actividad mental tiene buenas cualidades, tales como una felicidad básica, la capacidad de ser cariñosos, de entender y demás. Esto se traduce espontáneamente en comunicación y acción en respuesta a los demás y esto ejerce influencia sobre ellos. A pesar de que el miedo, los sentimientos de inadecuación, el estar demasiado ocupados y demás, pueden bloquear o limitar el funcionamiento de los cinco rasgos, las habilidades están allí. Aún cuando no estemos diciendo nada, tenemos la capacidad para expresarnos verbalmente.

Ejercicio

Como ejercicio, divídanse en grupos de tres, con una persona que actúe como orador, una como oyente y una como testigo. Que el orador le diga al oyente: “Buenos días, ¿cómo estás?” El orador puede elaborar algunas frases. Después, cada persona informa lo que ocurrió desde su propia perspectiva: la actividad mental, las cualidades detrás de ella, la comunicación verbal, el lenguaje corporal y la influencia que tuvo.

Diferentes sistemas

Cada uno de los cinco aspectos anteriores puede tener la misma división en cinco partes. Hay dos presentaciones principales de ellos, con dos variantes cada una:

  1. Anutarayoga general- Guelug y no guelug
  2. El sistema mahamudra karma kagyu del darse cuenta específico y profundo (rnam-shes ye-shes), la presentación del tercer Karmapa y el primer Jamgon Kongtrul Rinpoche, y la presentación de Chogyam Trungpa Rinpoche elaborada en el programa de conciencia del espacio maitri (Maitri space awareness program).

Revisemos inicialmente el sistema anutarayoga general guelug y el sistema mahamudra karma kagyu como los presenta Trungpa, ya que son los más conocidos en Occidente.

En términos de la mente de un buda

Anutarayoga general

De acuerdo con la presentación guelug, todos tenemos simultáneamente en cada momento de la experiencia:

  1. Conciencia cual espejo, de solamente tomar toda la información del objeto (familia búdica).
  2. Conciencia de igualdades, de los objetos que encajan por igual en un patrón o universo (familia enjoyada).
  3. Conciencia de individualidades, de un objeto como un individuo específico (familia del loto).
  4. Conciencia del logro, para relacionarse con un objeto o hacer algo con él o en respuesta a él (familia kármica).
  5. Conciencia de la realidad (sct. dhamadhatu), conciencia de: a) objetos como “esto” o “eso”, b) el patrón en el que encajan como patrón “esto” o “eso”, c) de ellos como teniendo “esta” o “esa” individualidad y d) de relacionarnos con ellos de “esta” o “esa” manera. Esto en términos de verdad convencional o superficial. En términos de la verdad más profunda, es la conciencia de que los objetos carecen de encajar en categorías sólidas, y en lugar de ello, su apertura al cambio y al etiquetado mental (familia vajra).

Cuando se mezclan con la confusión acerca de cómo realmente existimos y existe todo, estos cinco tipos de conciencia profunda se distorsionan en las cinco emociones y actitudes perturbadoras:

  1. Ingenuidad, con la que no tomamos toda la información o no tomamos en cuenta todas las causas y efectos de algo.
  2. Arrogancia, con la que consideramos a los otros y a nosotros bajo la luz de una misma cualidad y después nos consideramos mejores que los otros; la mezquindad, con la que no queremos compartir nuestras buenas cualidades o posesiones con los demás.
  3. Deseo anhelante y apego, con los que escogemos a una persona u objeto, lo consideramos especial y entonces, si no lo tenemos, sentimos que debemos tenerlo, y si lo tenemos, no lo queremos dejar ir.
  4. Envidia, con la que, cuando vemos que alguien logra algo, en lugar de tratar de lograrlo nosotros, sentimos envidia.
  5. Enojo, con el cual identificamos algo sólidamente como “esto” y no “eso”, y luego lo rechazamos firmemente por no ser “eso”.

En la variante no guelug, la conciencia de la realidad del sentido común de los objetos como “ esto” o “aquello” se encuentra en la familia búdica, mientras que la conciencia cual espejo de solamente tomar toda la información del objeto en el contexto de todo, se encuentra en la familia vajra. Cuando se mezcla con la confusión que da surgimiento a la apariencia dualista de un “yo” sólidamente existente o de un “tu” o un “objeto” sólidamente existente, el darse cuenta de la realidad se distorsiona en ingenuidad acerca de qué es algo o qué efecto tiene. La conciencia cual espejo se distorsiona en enojo cuando no entendemos cómo encaja algo en el contexto más amplio de las otras cosas y por lo tanto lo rechazamos.

Entonces, en el caso de las dos variantes, el aspecto neurótico de la familia búdica es la ingenuidad, y el de la familia vajra es el enojo, mientras que la conciencia profunda asociada con la familia es cual espejo o aquella de la realidad.

Mahamudra karma kagyu

De acuerdo con el programa de Trungpa de la conciencia del espacio maitri, en cada momento de la experiencia todos tenemos simultáneamente:

  1. Conciencia de la realidad, con la que, como con conciencia profunda (ye-shes), estamos abiertos, abarcándolo todo y, de una forma relajada, tomamos todo por lo que es (familia búdica).
  2. Conciencia cual espejo, con la que, como con conciencia general (yid), resaltamos las características generales de todo el campo sensorial que percibimos, de tal forma que obtenemos una perspectiva general; vemos cómo todo se une y percibimos orden en el campo sensorial (familia vajra).
  3. Conciencia de igualdades, con la que consideramos equitativamente el campo sensorial entero que percibimos y aceptamos equitativamente todo lo hay en él (familia enjoyada).
  4. Conciencia de individualidades, con la que, como con la conciencia específica (rnam-shes), percibimos los detalles de cada objeto individual que percibimos (familia del loto).
  5. Conciencia del logro, con la que nos relacionamos y respondemos a lo que percibimos específicamente (familia kármica).

Cuando se mezclan con la confusión, las cinco conciencias profundas se vuelven neuróticas y se distorsionan en las cinco emociones y actitudes perturbadoras:

  1. Ingenuidad, en el sentido de ser desordenados y desinteresados si las cosas son “esto” o “ aquello”, usando cualquier cosa como lo que sea.
  2. Enojo, en el sentido de que somos excesivamente exactos y exigentes con las reglas y el orden (por ejemplo, en el contexto de nuestro hogar, sociedad o ciencia); nos enojamos cuando las cosas no se acomodan dentro de nuestras preconcepciones del orden y de cómo debiesen ser.
  3. Arrogancia, con la que no aceptamos igualitariamente nada ni a nadie, y entonces pensamos que somos mejores que los demás o que todos son mejores que nosotros. Además, la mezquindad, con la que no aceptamos a los demás como necesitados y, por lo tanto, no compartimos lo que tenemos.
  4. Apego y pasión, con los que exageramos la individualidad de las cosas y entonces nos volvemos apegados o apasionados por ellas; nos volvemos demasiado dramáticos con nuestras emociones.
  5. Envidia, con la que nos volvemos altamente competitivos y trabajamos fanáticamente para superarnos a nosotros mismos y a los demás.

En la variante de Kongtrul la conciencia cual espejo con la que tomamos toda la información se encuentra en la familia búdica, mientras que la conciencia de la realidad con que la discriminamos el panorama general de lo que son las cosas, se encuentra en la familia vajra. La conciencia cual espejo se deforma en ingenuidad, mientras que la conciencia de la realidad se deforma en enojo. Como en el caso de las dos variantes del sistema general anutarayoga tantra, el aspecto neurótico de la familia búdica es la ingenuidad y de la familia vajra es el enojo, ya sea que la conciencia profunda asociada con la familia sea cual espejo o aquella de la realidad.

En términos de la influencia iluminadora

Anutarayoga general

De acuerdo con la presentación guelug, hay cinco formas básicas en las que actuamos e influenciamos a los demás:

  1. Acción pacificadora que calma a los demás, como el símbolo de un buda en completa calma. Nuestra calma influye para que otros se calmen de estar frenéticos o perdidos en fantasías; permite que estén con los pies en la tierra, anclados en la realidad práctica y así puedan reflejar la información básica de una situación (familia búdica y conciencia cual espejo).
  2. Acción estimulante que estimula el desarrollo de las buenas cualidades de los otros. Al igual que el símbolo de la joya, es una acción majestuosa, magnánima, generosa y aumenta la felicidad de los demás (familia enjoyada y conciencia de igualdades).
  3. Poner todo en orden y bajo control. Esta es una actividad con la que hablamos y actuamos carismáticamente, de manera amable y respetuosa, que encanta completamente a los demás para que hagan lo que nos gustaría que hicieran. Como el símbolo del loto, es una acción hermosa. Estamos tan bellamente organizados, con todo bajo nuestro control, en orden y funcionando armónicamente, que esto causa que otros se vuelvan similarmente bien organizados (familia del loto y conciencia de individualidades).
  4. Acción enérgica que, por ser extremadamente poderosa y fuerte, causa que los demás dejen de ser perezosos, ineficientes o que dejen de hacer las cosas incorrectamente, y de este modo los orienta a que logren cumplir sus objetivos. Como el símbolo de una espada o un comandante militar enérgico y fuerte, causa que otros corten su actividad negativa (familia kármica y conciencia del logro).
  5. Acción diversa que usa la inteligencia para discriminar lo que son las cosas, qué es útil y de ayuda, y por lo tanto, es flexible para lidiar apropiadamente con cualquier situación. Tal conducta influencia a otros para que también sean abiertos y flexibles. Como el símbolo de un relámpago vajra, toma decisiones rápidas y precisas para lidiar con todo (familia vajra y conciencia de la realidad).

Cuando estos cinco modos básicos de comportamiento se mezclan con la confusión y con el apego a un “yo” sólido:

  1. En lugar de calmar a los demás, nos volvemos totalmente pasivos, insensibles y no hacemos nada, o aburrimos a los otros produciéndoles sueño. Esto se relaciona con ser pesado, como el cuerpo, y con ingenuidad.
  2. En lugar de estimular a los otros al ser magnánimos, es el comportamiento arrogante, egoísta, de guardar todas nuestras buenas cualidades para nosotros mismos. Subestimamos a los demás y eso los deprime, causando que sus cualidades disminuyan por falta de autoestima y confianza en sí mismos.
  3. En lugar de ser encantadores para que los demás sigan nuestro ejemplo e inspirarlos para que se vuelvan bien organizados, los seducimos para tenerlos bajo nuestro control egocéntrico. Por lo tanto, esto se conecta con el deseo anhelante de poder, atención, control y demás. Nos convertimos en “fanáticos del control”. Este esfuerzo por seducir a los otros, puede provocar la respuesta contraria en ellos, que es la rebeldía, con todo fuera control. Además, cuando nos enamoramos con deseo, perdemos el control, y si provocamos que alguien se enamore de nosotros, causamos que él o ella también pierdan el control.
  4. En lugar de causar enérgicamente que otros dejen de comportarse en forma incorrecta, nos volvemos extremadamente exigentes. Por estar celosos o envidiosos de lo que otros han conseguido, nos presionamos a nosotros mismos o a otros que están por debajo de nosotros para hacer más y más, como la competencia extrema en los negocios o los deportes.
  5. En lugar de usar nuestra inteligencia para reflejar la situación, discriminar y ser flexibles, nos volvemos rígidos e inflexibles, y hacemos que otros se vuelvan inflexibles. Fijamos las cosas en categorías sólidas de “esto” o “eso” y nos volvemos sentenciosos.

En la variante no guelug, la conciencia de la realidad se conecta con la actividad pacificadora en la familia búdica. Calmamos a los demás de tal forma que se vuelven aterrizados, prácticos y ven las cosas por lo que son: “esto” o “eso”. La conciencia cual espejo se conecta con la actividad diversa en la familia vajra. Al reflejar toda la información acerca de cualquier situación, vamos más allá de dividir las cosas en las categorías estrictas de “esto o “eso”. Al no ser sentenciosos, como un espejo, nos volvemos flexibles para enfrentar cualquier situación apropiadamente. Tal conducta influencia a los demás para que también sean abiertos y flexibles.

Por otro lado, cuando se mezcla con la confusión, la actividad pacificadora se puede volver tan pasiva que no hacemos ninguna de las distinciones convencionales. Con una actitud no intervencionista, tomamos las cosas tan tranquilamente que eso influencia a los demás para que también se vuelvan descuidados. La aproximación “todo está bien, nada importa” se conecta con la ingenuidad. La actividad diversa, cuando se mezcla con la confusión, se convierte en una conducta inconstante. En lugar de basarse en reflejar la información, nuestro comportamiento se vuelve aparentemente errático e irracional. Esto confunde y molesta a los demás porque no ven constancia en nuestra conducta.

Mahamudra karma kagyu

De acuerdo con la presentación de Trungpa de la conciencia del espacio maitri, las cinco formas de actuar son las siguientes:

  1. Actividad pacificadora que calma a otros sólo por estar ahí, como una madre (familia búdica y conciencia de la realidad).
  2. Actividad pacificadora que calma a los demás por reflejar objetivamente una situación sin juzgarla, para que otros puedan ver el orden objetivo que está ahí (familia vajra y conciencia cual espejo).
  3. Actividad enriquecedora que considera equitativamente todos los aspectos de los demás y, al causar que los demás aprecien sus buenas cualidades, los estimula a crecer (familia enjoyada y conciencia de igualdades).
  4. Actividad magnética que, al estar basada en nuestra experiencia personal e individual y en nuestras sensaciones y emociones profundas, toca a otros a un nivel personal y emocional. Conmovemos a los demás por nuestra experiencia personal, de tal forma que entran en nuestra esfera de influencia positiva (familia del loto y conciencia de individualidades).
  5. Actividad destructiva que, por ser enérgica, pero sólo cuando es necesario, causa que otros y nosotros pongamos fin y dejemos lo que es destructivo o lo que no está funcionando y es destructivo (familia kármica y conciencia del logro).

Cuando se mezclan con la confusión del pensamiento dualista en términos de un “yo” y un “tú” sólidamente existentes, estas cinco actividades se convierten en cinco tipos de comportamiento neurótico:

  1. La actividad excesivamente cómoda, con la que nos volvemos perezosos, complacientes, descuidados y no vemos nuestros problemas.
  2. El comportamiento excesivamente ordenado, con el que ponemos tantas reglas que no podemos movernos, ni nosotros ni los demás.
  3. Comportamiento excesivamente protector, como una madre asfixiante, dándole tanto a los demás que ahogamos su crecimiento. También, el comportamiento de dar demasiado a los demás en el sentido de presumir nuestras buenas cualidades, lo cual los intimida.
  4. El comportamiento seductor, con el cual tentamos, incitamos y coqueteamos con otros, y jugamos con sus emociones.
  5. El comportamiento fanático, con el que siempre estamos ocupados, como los “adictos al trabajo”, y presionamos a los demás para que actúen de manera similar. Además, el comportamiento de un “ fanático del control”, con el que sentimos que debemos hacerlo todo nosotros mismos y tener el control de todo el mundo, así como el comportamiento destructivo.

En términos del habla

Anutarayoga general

Las cinco maneras de hablar de acuerdo con la presentación guelug son:

  1. Hablar de manera tranquila, calmada (familia búdica).
  2. Hablar de manera estimulante, con un vocabulario rico y un estilo majestuoso (familia enjoyada).
  3. Hablar de manera encantadora, elegante, bien organizada, pero salpicada de un fino humor (familia del loto).
  4. Hablar de forma enérgica, firme (familia kármica).
  5. Hablar de forma precisa y flexible, en varios idiomas y estilos posibles para adaptarse a las diferentes audiencias (familia vajra).

Cuando se mezclan con la confusión o están limitados, estos estilos se convierten en:

  1. Hablar de manera aburrida.
  2. Hablar de manera arrogante y presumida, tan sofisticada y compleja que hace que los demás se sientan tontos. Además, hablar de una forma exageradamente breve, que no provea la información necesaria, de modo que los demás no puedan seguirnos o comprendernos y que por ello se sientan perdidos o tontos.
  3. Hablar de manera desorganizada, grosera, utilizando vocabulario soez, jerga y comentarios subidos de tono, o hablar de manera insinuante.
  4. Hablar con demasiada dureza, de manera mordaz, siendo sarcástico o excesivamente crítico, debido a que tenemos envidia y somos incapaces de soportar el éxito de los demás.
  5. Hablar en forma demasiado formal, rígida, fija.

Mahamudra karma kagyu

De acuerdo con el programa de Trungpa de conciencia del espacio maitri, las cinco formas de hablar son las siguientes:

  1. Hablar en forma tranquila, abierta y aceptante (familia búdica).
  2. Hablar de manera clara, precisa y bien organizada (familia vajra).
  3. Hablar de manera enriquecedora, completa, motivadora (familia enjoyada).
  4. Hablar de manera individual, apasionada, personal y emotiva (familia del loto).
  5. Hablar de manera fuerte, enérgica, sin palabras innecesarias (familia kármica).

Cuando se mezclan con la confusión, las cinco maneras neuróticas de hablar son las siguientes:

  1. Hablar de manera vaga o descuidada.
  2. Hablar de manera excesivamente quisquillosa, excesivamente precisa, llena de términos técnicos.
  3. Hablar de manera presuntuosa, inundando a los demás con información innecesaria o con muchos detalles. También, hablar de una forma demasiado lacónica.
  4. Hablar de manera seductora o demasiado emotiva.
  5. Hablar de manera prepotente, siempre dando órdenes.

Ejercicios

Para hacer estos ejercicios que son para darnos cuenta de que todos tenemos la posibilidad de hablar y actuar de acuerdo con las formas de las cinco familias búdicas, tanto en el anutarayoga general como en el mahamudra karma kagyu, divídanse en grupos de tres. En primer lugar, como ejercicio para el habla, den indicaciones para llegar a la estación de trenes o a algún otro lugar público local. Para el primero de los cinco estilos, la persona uno es quien habla, la persona dos es el oyente y la persona tres es el observador. Para el segundo, la persona dos se vuelve la que habla, la persona tres la que escucha y la persona uno el observador. De esta forma, intercambien papeles con cada uno de los cinco estilos. Si alguien en el grupo no tiene mucha idea de cómo hablar o actuar en uno de los estilos, los demás pueden dar sugerencias. Sin embargo, eviten discutir y planificar demasiado antes de practicar cada estilo; después de representar los cinco estilos, discutan la experiencia dentro de cada grupo. Dependiendo del tiempo y el interés, representen los cinco, ya sea en uno o en otro de los dos principales sistemas, o en ambos.

Para una influencia o actividad iluminadora, repitan el mismo procedimiento, esta vez haciéndose pasar por un camarero o camarera en un restaurante. Tomen turnos en cada uno de los cinco estilos, invitando a alguien a sentarse, ayudándole a ordenar, poniendo la mesa y después sirviendo la comida. Combinen el estilo de actuar con el correspondiente estilo de hablar.

En términos del cuerpo

Anutarayoga general

En términos del cuerpo, los cinco elementos y los cinco colores caen dentro de los cinco rasgos de familias búdicas. De acuerdo con la presentación guelug, los colores concuerdan con los colores de las principales figuras en cada familia y reflejan el color del lado del mándala donde cada una de ellas se sienta. Entonces, los colores no coinciden con los elementos. El espacio es el elemento del centro del mándala y, como el mándala de referencia es el de Guhyasamaja con Akshobhya como la figura central, el espacio es azul:

  1. Tierra y blanco: Actuar firmemente, aterrizados, estables, por lo que calman a los demás. Esto también conecta con el cuerpo (familia búdica y conciencia cual espejo).
  2. Agua y amarillo: Actuar de manera fluida, segura y majestuosa que, por lo tanto, estimula a otros (familia enjoyada y conciencia de igualdades).
  3. Fuego y rojo: Actuar en forma cálida, amable, acogedora y respetuosa que, por lo tanto, pone a las personas de nuestro lado (familia del loto y conciencia de individualidades).
  4. Viento y verde: Actuar de manera activa y firme, expulsando lo inútil (familia kármica y conciencia del logro).
  5. Espacio y azul: Actuar de manera flexible y espaciosa, que proporciona espacio para todo y todos (familia vajra y conciencia de la realidad).

Mahamudra karma kagyu

De acuerdo con el programa de Trungpa de conciencia del espacio maitri, la asignación de elementos concuerda y coincide con los colores de las principales figuras de cada familia búdica. El espacio sigue siendo el elemento central del mándala y, de acuerdo con los mándalas que tienen a Vairochana como figura central, el espacio es de color blanco:

  1. Espacio y blanco: Actuar de una forma abierta, que apoya a los demás y que lo sostiene todo (familia búdica y conciencia de la realidad).
  2. Agua y azul: Actuar de manera muy bien coordinada, que refleja la situación general y en la que todo se integra (familia vajra y conciencia cual espejo).
  3. Tierra y amarillo: Actuar con una sensación de ser una persona importante con buenas cualidades importantes para ofrecer a los demás y para nutrirlos a todos por igual (familia enjoyada y conciencia de igualdades).
  4. Fuego y rojo: Actuar con el fuego de la pasión (familia del loto y conciencia de individualidades).
  5. Viento y verde: Actuar con velocidad y fuerza, sin movimientos innecesarios (familia kármica y conciencia del logro).

Ejercicio

Mueve tu cuerpo en cada uno de los cinco estilos, por ejemplo, mientras bailas, haces yoga o practicas artes marciales.

Kalachakra

Estos dos esquemas de los elementos y el color no son los únicos, por lo tanto, hay muchas maneras para especificar los componentes de las familias búdicas y cómo encajan entre sí. El sistema Kalachakra, por ejemplo, tiene seis familias búdicas, se adiciona una familia para el elemento de la conciencia profunda (yes-shes) con Vajrasatva como su figura principal. Como en el sistema mahamudra karma kagyu, la asignación de los elementos concuerda con el color de las principales figuras de cada familia búdica. Sin embargo, debido a que la colocación de las figuras en el mándala es diferente al de los sistemas generales del anutarayoga y del mahamudra karma kagyu sus elementos y colores difieren como sigue:

  1. Viento y negro (familia kármica, Amoghasiddhi y conciencia del logro).
  2. Fuego y rojo (familia enjoyada, Ratnasambhava y conciencia de igualdades).
  3. Agua y blanco (familia del loto, Amitabha y conciencia de individualidades).
  4. Tierra y amarillo (familia búdica, Vairochana y conciencia cual espejo).
  5. Espacio y verde (familia vajra, Akshobhya y conciencia de la realidad).
  6. Conciencia profunda y azul (familia del conocimiento profundo, Vajrasatva y conciencia gozosa).

En términos de las buenas cualidades

Anutarayoga general

De acuerdo con el sistema guelug, según lo sugerido por las diecinueve prácticas de vinculación (dam-tshig, sct. samaya):

  1. Tener una dirección segura y positiva en la vida y disciplina ética (familia búdica, conciencia cual espejo, comportamiento tranquilo y estabilidad terrena).
  2. La generosidad, actitud ecuánime hacia todos los seres, con amor y gozo (familia enjoyada, conciencia de igualdades).
  3. Entendimiento preciso, ser bien organizado, el respeto, la amabilidad (familia del loto y conciencia de individualidades).
  4. El entusiasmo positivo, la perseverancia, actuar dentro de la estructura de los votos (familia kármica y conciencia del logro).
  5. Conciencia discriminativa y la aceptación paciente de cómo son las cosas, con apertura y flexibilidad (familia vajra y conciencia de la realidad).

[Ver: Prácticas de vinculación comunes para las familias búdica.]

Mahamudra karma kagyu

De acuerdo con el programa de Trungpa de conciencia del espacio maitri:

  1. Apertura mental (familia búdica y conciencia de la realidad).
  2. Precisión, disciplina, paciencia para ver cómo todo encaja en un patrón, sin enojarse cuando esto no sea claro inmediatamente (familia vajra y conciencia cual espejo).
  3. Generosidad, consideración equitativa para todos y todo (familia enjoyada y conciencia de igualdades).
  4. Amor, compasión (familia del loto y conciencia de individualidades).
  5. Entusiasmo positivo, perseverancia (familia kármica y conciencia del logro).