Los archivos Berzin

Archivos budistas del Dr. Alexander Berzin

Cambie a la versión para lector de pantalla de esta página Salte a la navegación principal.

Inicio > Estudios históricos, culturales y comparativos > Historia del budismo y bon > El establecimiento de la orden de bikshunis en la India

El establecimiento de la orden de bikshunis en la India

Alexander Berzin, agosto del 2007
Traducido por Francisco Alvarado

El Buda mismo ordenó a los primeros monjes al recitar las palabras: “ Ehi bhikkhu (ven aquí, monje)”. Cuando un número suficiente de monjes había sido ordenado de esta manera, estableció la ordenación ( bsnyen-par rdzogs-pa , sct. upasampada , pali: upasampada ) por los bikshus mismos.

Sin embargo, de acuerdo a muchas historias tradicionales, en un principio el Buda se rehusó a ordenar como monja a su tía materna Mahaprajapati Gautami ( Go’u-ta-mi sKye-dgu’i bdag-mo chen-mo , Skye-dgu’i bdag-mo , pali: Mahapajapati Gotami ) cuando ésta se lo solicitó. Sin embargo, Mahaprajapati, junto con otras quinientas mujeres seguidoras, se afeitaron la cabeza, se pusieron batas amarillas y lo siguieron como renunciantes sin hogar ( rab-tu ‘byung-ba , sct. pravrajita , pali: pabbajita ). Cuando se le negó la ordenación en una segunda y luego en una tercera ocasión, Ananda, el discípulo del Buda ( Kun-dga’-bo ), intercedió en su nombre.

Con la cuarta solicitud, el Buda accedió a la petición con la condición de que ella y las futuras monjas cumplieran con las ocho restricciones importantes ( lci-ba’i chos , sct. gurudharma , pali: garudhamma ). Éstas incluían que el rango de antigüedad de las monjas siempre fuera menor que el de los monjes, sin importar por cuánto tiempo la monja o el monje guardaran los votos. El Buda estableció tales restricciones de acuerdo con los valores culturales de la India de aquel tiempo, con la finalidad de evitar la falta de respeto de la sociedad hacia su comunidad y, consecuentemente, hacia sus enseñanzas. También lo hizo para proteger a las monjas y para asegurarles el respeto de la gente laica. En la India antigua, las mujeres estaban primero bajo la protección y supervisión de sus padres, luego de sus esposos y finalmente de sus hijos. Las mujeres solteras eran consideradas como prostitutas, y de hecho, en el vinaya se registran muchos casos de monjas que eran llamadas prostitutas simplemente porque no estaban bajo la protección de un pariente varón. Afiliar la sanga de bikshunis a la sanga de bikshus hizo que su estatus de solteras fuera respetable ante la sociedad.

De acuerdo con algunas tradiciones, la primera ordenación consistía en aceptar los ocho garudhammas. De acuerdo con otras tradiciones, el Buda confió a diez bikshus la ordenación inicial de Mahaprajapati y sus quinientas mujeres seguidoras, bajo el liderazgo de Ananda. En cualquier caso, el primer método estándar para ordenar bikshunis era con un grupo de diez bikshus. Esta forma de ordenación es comúnmente conocida como la “ordenación de la sanga de bikshu solteras” ( pha’i dge-’dun rkyang-pa’i bsnyen-par rdzogs-pa ). El procedimiento de ordenación involucra realizarle a las candidatas una lista de preguntas relativas a los impedimentos ( bar-chad-kyi chos , sct. antarayikadharma , pali: antarayikadhamma ) que pudieran dificultarles mantener el conjunto completo de sus votos. Además de las preguntas que también se realizan a los candidatos para la ordenación de bikshus, se incluyen otras preguntas relativas a su anatomía femenina.

Cuando algunas candidatas a bikshunis expresaron demasiada incomodidad al responder a los monjes tales preguntas personales, el Buda instituyó la “ordenación de la sanga dual” ( gnyis-tshogs-kyi sgo-nas bsnyen-par rdzogs-pa ). En este contexto, la sanga bikshuni realiza primero las preguntas relativas a la idoneidad de la candidata para convertirse en una bikshuni. Más tarde ese mismo día, la sanga bikshuni se reunía con la sanga bikshu para formar una asamblea conjunta. La sanga bikshu daba la ordenación, mientras que la sanga bikshuni fungía como testigo.

Al principio, los votos de la comunidad monástica incluían evitar solamente las “acciones naturalmente no recomendables” ( rang-bzhin kha-na-ma-tho-ba ); las acciones físicas y verbales que son consideradas destructivas para todos, sean laicos u ordenados. Sin embargo, para las personas ordenadas, éstas incluían el voto del celibato. Conforme pasó el tiempo, el Buda promulgó un creciente número de votos adicionales respecto a las “ acciones prohibidas no recomendables” ( bcas-pa’i kha-na ma-tho-ba ), acciones físicas y verbales que no son naturalmente destructivas, pero que están prohibidas para las personas ordenadas con la finalidad de evitar faltas de respeto por parte de la sociedad hacia la comunidad budista monástica y hacia las enseñanzas del Buda. Únicamente el Buda ha tenido la autoridad para promulgar tales prohibiciones. Las monjas recibieron un número mayor de votos que los monjes, porque cada voto adicional se estableció después de un incidente específico que involucraba el comportamiento impropio de un monje o monja. Los votos de las monjas incluyen aquellos establecidos sobre la base de un comportamiento inapropiado de las monjas en su interacción con los monjes, mientras que los votos de los monjes no incluyen estipulaciones recíprocas.