Los archivos Berzin

Archivos budistas del Dr. Alexander Berzin

Cambie a la versión para lector de pantalla de esta página Salte a la navegación principal.

Inicio > Práctica diaria > Votos y obligaciones > Votos tántricos raíz comunes

Votos tántricos raíz comunes

Modificación de abril de 2002 de
Berzin, Alexander. Taking the Kalachakra Initiation.
Ithaca, Snow Lion, 1997.
Traducido por Roberto Martínez

Descripción

Como con los votos del bodisatva, existen los votos tántricos raíz y secundarios, que prometemos guardar hasta alcanzar la iluminación y que sigue en nuestro continuum mental en futuras vidas. El gelug, kagyu, y las tradiciones sakya confieren estos votos con cualquier fortalecimiento (iniciación dbang), el permiso subsecuente (permiso rjes-snang), o mantra unido (sngags-btus) para cualquier práctica de una de las dos clases más altas de tantra (el yoga o anuttarayoga) según su esquema cuádruple de clasificación. La tradición nyingma los confiere con cualquiera de los tres rituales mencionados para cualquier práctica de uno de las cuatro clases de tantra más altas (el yoga, mahayoga, anuyoga, o atiyoga [dzogchen]) según su esquema séxtuplo.

[Ver: Los rasgos básicos del tantra.]

La mayoría de los detalles de la discusión de los votos del bodisatva pertenecen también a los votos tántricos.

[Ver: Los votos raíz del bodisatva.]

Los votos tántricos raíz deben abstenerse de catorce acciones que, de ser cometidas con los cuatro factores obligatorios (kun-dkris bzhi), constituye una caída de la raíz (sngags-kyi rtsa-ltung) y provoca una pérdida de los votos tántricos. Sin estos votos que dan forma a nuestras vidas, no podemos ganar conocimientos o realizaciones de la práctica del tantra. Esto es porque nuestra práctica carecerá del contexto de apoyo necesario. Excepto por una de las acciones tántricas raíz caídas, abandonando la bodichita (el mismo como con los votos raíz del bodisatva) una transgresión de cualquiera de los otros trece, sin los cuatro factores obligatorios completos, simplemente debilita los votos tántricos. Esto no los elimina de nuestro continuum mental.

Hay dos variaciones de los votos tántricos raíz, uno específicamente a Kalachakra y uno comunmente a todo el yoga y tantras anuttarayoga, incluyendo Kalachakra. Aquí, seguiremos la explicación de los votos tántricos raíz comunes publicados en Una explicación de la disciplina ética del mantra secreto: Un racimo de frutos de logros reales (gSang-sngags-kyi tshul-khrims-kyi rnam-bshad dngos-grub-kyi snye-ma) a principios del siglo XV gelug fundador Tsongkapa (Tsong-kha-pa Blo-bzang grags-pa). Lo complementaremos de Una lámpara para prácticas de vinculación cercanas (Dam-tshig gsal-ba'i sgron-me) a finales del siglo XV gelug el maestro Kaydrub Norzang-gyatso (mKhas-grub Nor-bzang rgya-mtsho).

Las catorce faltas tántricas raíz comunes

(1) Despreciar o ridiculizando a nuestros maestros vajra

El objeto es cualquier profesor de quien hemos recibido el fortalecimiento, el permiso subsecuente, o mantra unido en cualquier clase de tantra, la explicación llena o parcial de cualquiera de sus textos, o directrices orales para cualquiera de sus prácticas. El despreciar o ridiculizar a estos maestros mostrándoles desprecio, tachando o ridiculizándolos, ser irrespetuoso o descortés, o pensar o decir que sus enseñanzas o consejos eran inútiles. Anteriormente habiéndolos sostenido en el alto respeto, con el honor y el respeto, cometemos esta falta de raíz cuando abandonamos aquella actitud, los rechazamos como nuestros profesores, y los consideramos con el desdén arrogante. Tal acción desdeñosa, es entonces muy diferente a seguir el consejo en The Kalachakra Tantra para mantener una distancia respetuosa y no continuar con el estudio o relación con un maestro tántrico quien decidimos es inadecuado para nosotros, no correctamente calificado, o quien actúa en una manera impropia. Despreciando a nuestros maestros de sólo los asuntos que no son únicos del tantra, como la compasión o el vacío, o quien confiere sobre nosotros sólo la dirección segura (refugio), o pratimoksha o votos del bodisatva, técnicamente no constituyen esta primera falta de raíz de tántrico. Tales acciones, sin embargo, seriamente obstaculizan nuestro progreso espiritual.

(2) La transgresión de las palabras de alguien iluminado

Los objetos de esta acción son específicamente el contenido de las enseñanzas de un ser iluminado que conciernen pratimoksha, bodisatva, o votos tántricos (si aquella persona el mismo Buda o un gran maestro posterior. Cometer esta falta no es simplemente transgredir un voto en particular de uno de estos conjuntos, habiéndolos tomado, sino hacerlo teniendo presente dos factores adicionales. Reconocer totalmente que el voto proviene de alguien que se ha librado de todo el oscurecimiento mental, y la vulgarización de ello por pensar o decir que la violación de ello no trae ninguna consecuencia negativa. La vulgarización y la transgresión asi como las prescripciones que sabemos que un ser iluminado ha impartido a otros que aquellos en cualquiera de los tres conjuntos de votos que hemos tomado, o no comprender el consejo que un ser iluminado ha ofrecido, no constituye una falta de raíz de tántrico. Sin embargo esto crea obstáculos en nuestro camino espiritual.

(3) Ofender a nuestros hermanos y hermanas Vajra a causa de la ira

Los hermanos y hermanas vajra son quellos que sostienen votos tántricos y han recibido un fortalecimiento en cualquier sistema de Buda de cualquier clase de tantra del mismo maestro tántrico. Los fortalecimientos no tienen que ser recibidos al mismo tiempo, tampoco ellos tienen que estar en el mismo sistema o clase de tantra. Esta falta ocurre cuando, sabiendo perfectamente que ciertas personas son nuestros hermanos vajra o hermanas, nos burlamos o abusamos verbalmente de ellos en su cara acerca de sus culpas, defectos, errores, transgresiones y demás que ellos pueden o no poder poseer o han cometido, y ellos entienden lo que decimos. La motivación debe ser la hostilidad, la cólera, o el odio. La indicación de las debilidades de tales personas en una manera amable, con el deseo de ayudarles para vencerlas, no es una falta.

(4) Abandonar el amor para los seres sintientes

Amar es el deseo de que los otros sean felices y que tengan las causas de la felicidad. La falta sería desear lo contrario para cualquier ser, aunque fuese el peor asesino serial, desear a alguien ser desvestido de la felicidad y sus causas. Las causas para la felicidad comprenden totalmente la realidad y las leyes karmicas del comportamiend de causa y efecto. Nosotros al menos desearíamos que un asesino ganara la realización suficiente de estos puntos de modo que él nunca repita sus atrocidades en futuras vidas, y por lo tanto experimente la felicidad. Aunque no sea una falta de raíz tántrica ignorar a alguien quien somos capaces de ayudar, es una falta pensar lo maravilloso que sería si un ser en particular nunca fuera feliz.

(5) Abandonar la bodisatva

Esta es la misma como la décimo octava falta de raíz de bodisatva, y asciende a dejar el estado aspirador de bodichita por pensar que somos incapaces de lograr la budeidad por todos los seres. Incluso sin los cuatro factores obligatorios presentes, tal pensamiento nos anula tanto de votos tántricos como de bodisatva.

(6) Ridiculizar nuestros propios principios o de otros.

Esta es la misma que la sexta falta de raíz de bodisatva, abandonando el Darma , y se refiere a la proclamación de que cualquiera de las enseñanzas textuales budistas no son las palabras de Buda. "Principios de otros" se refiere a los sutras del shravaka, pratyekabuddha, o los medios bodisatva (mahayana), mientras "el propio" son los tantras, también dentro del pliegue de mahayana.

(7) La revelación de enseñanzas confidenciales a los que aún son inmaduros para recibirlas

Las enseñanzas confidenciales (secretas) conciernen a la generación específica (bskyed-rim) o completa la etapa (rdzogs-rim), prácticas para comprender que el vacío no es compartido en común con los niveles menos avanzados de práctica. Ellos incluyen detalles específicos de sadanas y de técnicas para actualizar una conciencia enorme y profundamente dichosa de vacío con la actividad de luz clara mental. Los inmaduros para ellos son la gente que no ha recibido el nivel apropiado de fortalecimiento, sea o no, ellos realmente tendrían fé en estas prácticas si ellos las conocieran. Explicando cualquiera de estos procedimientos no compartidos, confidenciales en el detalle suficiente a alguien quien sabemos totalmente bien es inmaduro de modo que él o ella tengan bastante información para intentar la práctica, y esta persona entiende las instrucciones, constituye la falta de raíz. La única excepción es cuando hay una gran necesidad de la explicación explícita, por ejemplo ayudar a disipar la desinformación y opiniones deformadas, antagonistas sobre tantra. La explicación de la teoría general del tantra en una manera de estudiante, no suficiente para la práctica, no es de la misma manera una falta de raíz. Sin embargo, esto debilita la eficacia de nuestra práctica tántrica. No hay ningúna falta, sin embargo, en la revelación de enseñanzas confidenciales a observadores interesados durante un fortalecimiento tántrico.

(8) El insultar o el abuso de nuestros agregados

Cinco agregados (sct. skandha), o factores agregados, constituyen cada momento de nuestra experiencia. Estos cinco son: (a) las formas de fenómenos físicos como imágenes o sonidos, (b) los sentimientos de felicidad o tristeza, (c) distinción de una cosa de otra (reconocimiento), (d) otros factores mentales como amor u odio y (e) los tipos de conocimiento como visual o mental. En breve, nuestros conjuntos incluyen nuestros cuerpos, mentes, y emociones.

[Ver: Esquema básico de los cinco agregados de experiencia.]

Normalmente, estos factores agregados son asociados con la confusión (zag-bcas), usualmente traducido como su “ser contaminado". Con la práctica tántrica anuttarayoga, quitamos aquella confusión sobre la realidad y así totalmente transformamos nuestros agregados. En vez de cada momento de experiencia que comprenden cinco factores asociados con la confusión, cada momento tarde o temprano se hace un compuesto de cinco tipos de conciencia profunda que son disociados de la confusión (zag-med ye-shes), y que son las naturalezas subyacentes de los cinco conjuntos. Estos son la conciencia profunda que se parece a un espejo, de la igualdad de las cosas, de individualidad, de como lograr objetivos, y de la esfera de la realidad (sct. dharmadhatu). Cada uno de los cinco es representado por una figura de Buda (yi-dam): Vairochana, y tambien, llamado en el Oeste "los cinco dhyani-Budas."

Un fortalecimiento anuttarayoga siembra las semillas para lograr esta transformación. Durante la etapa de práctica de generación, cultivamos estas semillas imaginando nuestros agregados ya estar en sus formas purificadas por la visualización de ellos como sus figuras búdicas correspondientes. Durante completar la etapa de práctica, traemos estas semillas a la madurez comprometiendo nuestros agregados en métodos de yoga especiales de manifestar la actividad de luz clara mental para comprender los cinco tipos de conciencia profunda.

La octava falta de raíz es también despreciar nuestros agregados, pensándo que no son aptos de sufrir esta transformación, o deliberadamente dañarlos debido al odio o el desprecio. La práctica tántrica no pide una negación o el rechazo de la opinión de sutra que observa al cuerpo como limpio y que la naturaleza de felicidad es una forma de consideración incorrecta (tshul-minuto yid-byed). Es bastante claro que nuestros cuerpos naturalmente se ensucian y nos traen sufriendo como la enfermedad y el dolor físico. Sin embargo, reconocemos en el tantra que el cuerpo humano también tiene una naturaleza más profunda, ya que puede ser usado en muchos niveles a lo largo del camino espiritual para el total beneficio a otros. Cuando somos inconscientes de ello o no reconocemos a la naturaleza más profunda, odiamos nuestros cuerpos, pensamos que nuestras mentes son inútiles, y consideramos nuestras emociones como el mal. Cuando sostenemos tales actitudes de amor propio bajo o, además, abusamos de nuestros cuerpos o mentes con el comportamiento masoquista, estilos de vida innecesariamente peligrosos o que castigan, o por contaminarlos con medicinas recreativas o narcóticos, cometemos esta falta de raíz de tántrica.

(9) Rechazar el vacío

Aquí ell vacío se refiere a la enseñanza general de Los sutras sobre la sabiduría discriminativa de largo alcance (sct. Prajnaparamita sutras) que todos los fenómenos, no sólo las personas, son desprovistos de los modos imposibles de existencia, o específicamente a las enseñanzas mahayana del chittamatra o cualquiera de las escuelas madyámaka referentes a que los fenómenos son desprovistos de un modo particular imposible de existencia. Rechazar tales enseñanzas significa dudar, no creer, o despreciarlos. No importa que el sistema del principio mahayana que sostenemos mientras practicamos el tantra, necesitemos la confianza total en sus enseñanzas sobre el vacío. De otra manera, si rechazamos el vacío durante el curso de nuestra práctica, o intentamos cualquier procedimiento fuera de su contexto, podemos creer, por ejemplo, que nuestras visualizaciones son concretamente verdaderas. Tales ideas falsas sólo perpetúan los sufrimientos del samsara y aún pueden conducir a un desequilibrio mental. Puede ser necesario, a lo largo del camino, mejorar nuestros sistemas del principio chittamatra a madyámaka (o, dentro de madyámaka , de svatantrika a prasángika) y, en el proceso, refutar las enseñanzas vacías de nuestros antiguos sistemas de principios. Sin embargo el desechar una explicación menos sofisticada, no significa dejarnos sin una opinión correcta del vacío de todos los fenómenos que es apropiado a nuestros niveles de entendimiento.

(10) Ser amable frente a la gente malévola

La gente malévola es la que desprecia a nuestros maestros personales, maestros espirituales en general, o los Budas, el Darma, o la sanga, o quien, además, cause el daño a cualquiera de ellos. Aunque sea inadecuado abandonar el deseo para tales personas de ser felices y tener las causas para la felicidad, cometemos una falta de raíz actuando o hablando con amor hacia ellos. Tal acción incluye ser amistosos con ellos, apoyándolos comprando bienes que ellos producen, libros que ellos escriben, etcétera. Si somos motivados puramente por el amor y la compasión, y poseemos el medio para frenar su comportamiento destructivo y transferirlos a un estado más positivo, ciertamente intentaríamos hacerlo, incluso si esto significa recurrir a métodos forzosos. Sin embargo, si carecemos de estas características, no incurrimos en ningúna falta, simplemente el boicoteo de tales personas.

(11) No meditar en vacío continuamente

Como con la novena falta de raíz de tántrica, el vacío puede ser entendido según el chittamatra o según sistemas madyámaka . Una vez que alcanzamos un entendimiento de tal punto de vista, es una falta de raíz dejar pasar más de un día y noche sin meditar sobre ello. La costumbre habitual es meditar sobre el vacío al menos tres veces durante el curso de cada día y tres veces cada noche. Tenemos que seguir tal práctica hasta que nosotros nos hayamos librado de todos los obstáculos que previenen la omnisciencia (shes-sgrib), hasta el punto que permanecemos directamente atentos al vacío en cualquier momento. Si colocamos un límite y pensamos que hemos meditado bastante sobre el vacío antes del alcance de este objetivo, nunca podremos lograrlo.

(12) La disuasión de aquellos con fé

Esto se refiere deliberadamente al desalentar a la gente de una práctica tántrica en particular, en la que ellos tienen fé y para la cual ellos son aptos, con el fortalecimiento apropiado, etcétera. Si causamos su deseo de comprometerse en esta práctica para terminarla, esta falta de raíz es cometida. Sin embargo, si ellos no están aún listos para tal práctica, no hay ningúna falta por decir, en una manera realista lo que ellos deben dominar primero, incluso si esto podría parecer el desalentar. La participación de otros como este, y ellos tomando en serio sus intereses en lugar de desvalorizar como incapaz, en realidad aumenta su confianza en sí mismos para seguir adelante.

(13) No confíar correctamente en las sustancias que nos vinculan estrechamente a la práctica del tántra

La práctica del tantra anuttarayoga incluye la participación en ceremonias periódicas de ofrecimiento conocidas como tsog pujas. Se trata de degustar especialmente alcohol y la carne consagrados. Estas sustancias simbolizan los agregados, elementos corporales y, en Kalachakra, la energía (vientos) normalmente factores perturbadores que tienen un carácter de poder conferir profunda conciencia cuando se disocian de la confusión y la utilizan para el camino. La falta raíz es considerar esas sustancias nauseabundas, aquellos que se niegan por motivos de ser un teetotaler o vegetariano, o bien, a que las tengan en grandes cantidades y con gusto.

Si somos ex-alcohólicos y si existe el peligro de que la degustación incluso una gota de alcohol podría lograr el regreso de alcoholismo, podemos imaginar sólo la degustación de alcohol cuando en un tsog con otros. Al hacerlo, simplemente ir a través de los gestos de la degustación de alcohol, pero sin llegar a la degustación. Cuando ofrecemos un tsog en casa, podemos sustituir el té o jugo para el alcohol.

(14) Degradar a la mujer

El objetivo del tantra anuttarayoga es acceder y aprovechar la actividad mental de luz clara y comprender el vacío a fin de superar lo antes posible la confusión y su instinto, los principales factores que impiden la liberación, la omnisciencia, y la plena capacidad de beneficiar a otros. Un estado feliz de conciencia es muy favorable para llegar a la actividad mental de luz clara, ya que nos atrae cada vez hacia más profundos, más intensos y refinados niveles de conciencia y energía. Además, cuando la conciencia feliz llega al nivel de luz clara y se centra en el pleno entendimiento del vacío, se convierte en el instrumento más poderoso para despejar los instintos de la confusión. Durante el proceso de obtener concentración absorbida, experimentamos cada vez más conciencia de felicidad como resultado de liberar nuestras mentes de apatía y de la agitación. Lo mismo ocurre a medida es que más profundo ganar la realización y comprensión del vacío, como consecuencia de liberar nuestra mente de las emociones y actitudes perturbadoras. La combinación de los dos, la experiencia cada vez más intensa y refinada como los niveles de felicidad que obtenemos, generan cada vez mayor concentración y cada vez más profundo entendimiento del vacío.

En el tantra anuttarayoga, los hombres aumentan la felicidad de su conciencia concentrada del vacío aún más por confiar en la mujer. Esta práctica consiste en confiar en la mujer, (las-kyi phyag-rgya, sct. karmamudra) visualizada como Buda femenino, a fin de evitar confusión, o, para los más refinados de facultades, se limita a visualizar los solos (ye-shes phyag-rgya, sct. jnanamudra). La mujer aumenta su felicidad a través del hombre en forma similar por confiar en el hecho de ser una mujer. Por lo tanto, se trata de una falta de raíz tántrico menospreciar, burlarse, ridiculizar, o considerar como inferiore a una mujer, la mujer en general, o una mujer como figura de Buda. Cuando la voz baja y el desprecio de opinión directamente a una mujer, con la intención de burlarse de la femineidad, y ella entiende lo que decimos, se comete esta falta de raíz caída. Aunque es impropio burlarse de los hombres, ello no es una falta de raíz tántrica.