Los archivos Berzin

Archivos budistas del Dr. Alexander Berzin

Cambie a la versión para lector de pantalla de esta página Salte a la navegación principal.

Inicio > Aproximaciones al budismo > Maestros espirituales > Una breve biografía de Tsongkapa

Una breve biografía de Tsongkapa

por Alexander Berzin, agosto del 2003,
basada en parte del discurso de Geshe Ngawang Dhargyey
en Dharamsala, India
Traducido por Lobsang Tonden

A la biografía de un gran lama se le denomina "namtar" (rnam-thar), una biografía liberadora, ya que inspira a los oyentes a seguir el ejemplo del lama y alcanzar la liberación y la iluminación. La biografía de Tsongkhapa (rJe Tsong-kha-pa Blo-bzang grags-pa) (1357-1419) es necesariamente algo inspirador.

Las profecías y su infancia

Tanto Buda Shakyamuni como Gurú Rimpoché profetizaron el nacimiento y los logros de Tsongkhapa. Durante el tiempo de Buda Shakyamuni, un pequeño niño, el cual era la encarnación previa de Tsongkhapa, le presentó al Buda un rosario de cristal, recibiendo a cambio una concha. El Buda profetizó que Manjushri nacería como un niño en el Tibet, que fundaría el monasterio de Ganden y presentaría una corona a una de sus estatuas. El Buda le dio al niño un nombre para el futuro: Sumati-kirti (Blo-bzang grags-pa, Lozang-dragpa). Gurú Rimpoché también profetizó que el monje Lozang-dragpa que nacería cerca de la China, sería reconocido como una emanación de un gran bodisatva y que haría a una estatua del Buda una representación del Sambhogakaya.

Muchos indicios posteriores al nacimiento de Tsongkhapa también indicaban que sería un gran ser. Por ejemplo, sus padres, tuvieron muchos sueños auspiciosos de que su hijo sería una emanación de Avalokiteshvara, Manjushri y Vajrapani. A su futuro maestro, Chojey Dondrub-rinchen (Chos-rje Don-grub rin-chen), le fue dicho por Yamantaka en una visión, que él (Yamantaka), iría a Amdo (A-mdo) en cierto año y se convertiría en su discípulo.

Tsongkhapa nació en Tsongkha (Tsong-kha), Amdo, en 1357, siendo el cuatro de seis hermanos. El día después del nacimiento de Tsongkhapa, Chojey Dondrub-rinchen envió a su discípulo principal con sus padres, con obsequios, una estatua y una carta. Sobre el terreno en el cual fue colocado su cordón umbilical, creció un árbol de sándalo. Cada hoja del árbol tenía una imagen natural del Buda Sinhanada (Sangs-rgyas Seng-ge sgra) y fue nombrado Kumbum (sKu-‘bum) : cientos de miles de imágenes. Posteriormente, el monasterio gelug de Kumbum fue edificado sobre ese terreno.

Tsongkhapa no era un niño ordinario, nunca mostró un mal comportamiento; constantemente se involucraba en las acciones de un bodisatva; era extremadamente inteligente y siempre deseoso de aprender. A la edad de tres años, tomó los votos de laico del cuarto Karmapa, Rolpay-dorjey (Kar-ma-pa Rol-pa’i rdo-rje) (1340-1383). Al poco tiempo, su padre invitó a Chojey Dondrub-rinchen a su casa. El lama se ofreció a velar por la educación del niño y el padre aceptó con alegría. El niño permaneció en su hogar hasta que cumplió siete años, estudiando con Chojey Dondrub-rinchen. Por el simple hecho de ver al lama leer, aprendió instintivamente a hacerlo sin necesidad de ninguna enseñanza.

Durante ese tiempo, Chojey Dondrub-rinchen le transmitió al niño las iniciaciones de las cinco deidades de Chakrasamvara (Dril-bu lha-lnga), Hevajra, Yamantaka y Vajrapani. A la edad de siete años, ya había memorizado por completo sus rituales, había terminado el retiro de Chakrasamvara así como la auto iniciación y ya había logrado tener la visión de Vajrapani. Con frecuencia soñaba con Atisha (Jo-bo rJe dPal-ldan A-ti-sha) (982-1054), lo cual era un signo de que él iba a reparar los malentendidos del Darma en Tibet y restauraría su pureza, combinando el sutra y el tantra, tal y como lo hizo Atisha.

A la edad de siete años, Tsongkhapa recibió los votos de novicio de Chojey Dondrub-rinchen y el nombre de ordenación de Lozang-dragpa. Continuó estudiando en Amdo con este lama, hasta que a la edad de dieciséis años se marchó a U-tsang (dBus-gtsang, Tibet central) a continuar sus estudios. Nunca regresó a su tierra de origen, Chojey Dondrub-rinchen permaneció en Amdo, en donde fundó el monasterio de Jakyung (Bya-khyung dGon-pa) al sur de Kumbum.

Primeros estudios en  Tibet central

En Tibet central, Tsongkhapa comenzó estudiando en un monasterio drikung (drigung) kagyu, en donde aprendió la tradición drikung de mahamudra conocida como “la posesión de cinco” (phyag-chen lnga-ldan), medicina y más detalles sobre la bodichita. A los diecisiete ya era un hábil médico. Posteriormente estudió el Filigrana de realizaciones (mNgon-rtogs-rgyan, sct. Abhisamayalamkara), otros textos de Maitreya y prajnaparamita (phar-phyin, conciencia discriminativa de largo alcance) en diversos monasterios nyingma, kagyu, kadam y sakya, memorizando los textos en tan sólo unos días. A la edad de diecinueve años, ya era reconocido como un gran académico.

Continuó viajando a los monasterios más famosos de las tradiciones del budismo tibetano, estudiando los cinco grandes temas del entrenamiento de un gueshe y los sistemas de principios (postulados) de la India, debatiéndolos y sentándose para ser examinado en el debate. Recibió las enseñanzas del lam-rim kadam (lamrim, el camino gradual del sutra) así como innumerables enseñanzas e iniciaciones tántricas, incluyendo el lamdray sakya (lam-‘ bras, los caminos y el resultado), las seis enseñanzas de Naropa de la tradición drikung kagyu (Na-ro’i chos-drug, las seis yogas de Naropa), y Kalachakra. También estudió composición poética, astrología y la elaboración de un mandala. En todos sus estudios, con escuchar una explicación por una sola vez, era capaz de entenderla y recordarla a la perfección, como es el caso de Su Santidad el decimocuarto Dalai Lama.

Tsongkhapa siempre tuvo una fuerte renuncia. Vivió de manera extremadamente humilde y mantuvo sus votos puros. Fácilmente alcanzó el shamatha (zhi-gnas, un estado mental calmado y apacible) y el vipashyana (lhag-mthong, un estado mental con una percepción excepcional), pero nunca estaba satisfecho con su nivel de aprendizaje o de realización. Continuó viajando y solicitando enseñanzas una y otra vez aún de los mismos textos. Debatió y presentó exámenes sentado con los más grandes maestros de ese tiempo. Uno de sus principales maestros fue Rendawa (Red-mda’-ba gZhon-nu blo-gros) (1349-1412), un maestro sakya. Tsongkhapa le escribió la alabanza del Migtsema (dMigs-brtse-ma), pero su maestro se la re-dedicó a Tsongkhapa. Posteriormente se convirtió en el verso que se repite en el gurú-yoga de Tsongkhapa.

Sus primeras enseñanzas y escritos

Tsongkhapa comenzó a enseñar a la edad de 20 años, siendo su primera enseñanza el abhidharma (mdzod, temas especiales de conocimiento). Todos estaban sorprendidos de su gran erudición. También comenzó a escribir y a realizar más retiros. Pronto, tuvo muchos discípulos propios. Aunque algunas citas dicen que Tsongkhapa tomó la totalidad de los votos monásticos a los 21 años, es incierto el año en el cual esto aconteció, probablemente fue al final de sus veinte años.

En cierto punto, estudió y analizó la totalidad del Kangyur (bKa’-‘ gyur) y el Tengyur (bsTan-‘gyur), las traducciones directas de las enseñanzas del Buda y sus comentarios indios. Después de esto, a la edad de 32 años, escribió Un rosario dorado de explicación excelente (Legs-bshad gser-phreng), un comentario sobre La filigrana de realizaciones y por tanto sobre el prajnaparamita. Sintetizó y discutió todos los veintiún comentarios indios. Todo lo que escribió, lo respaldaba con citas provenientes de la amplia gama de literatura india y tibetana, comparando y editando de manera crítica aún las traducciones distintas. A diferencia de los eruditos previos, él nunca vaciló en dar explicaciones sobre las partes más difíciles y ocultas contenidas en cualquier texto.

Por lo general, Tsongkhapa era capaz de memorizar cada día diecisiete páginas dobles (del estilo tibetano), con nueve líneas en cada lado. En alguna ocasión, ciertos académicos organizaron un concurso de memorización, con la finalidad de ver quién era capaz de memorizar la mayor cantidad de páginas antes de que el sol tocara el filo del techo del monasterio. Tsongkhapa ganó con cuatro páginas, las cuales recitó con fluidez y sin error alguno. El más cercano sólo pudo memorizar dos páginas y media con algo de vacilación.

Pronto Tsongkhapa comenzó a dar iniciaciones y enseñanzas tántricas, en especial el permiso subsecuente (rjes-snang, jenang) de Sarasvati (dByangs-can-ma) de sabiduría. A la vez continuó con sus estudios del tantra, en especial el de Kalachakra.

Un gran lama era famoso por poder enseñar once textos a la vez. Uno de sus discípulos le pidió a Tsongkhapa que hiciera lo mismo. Pero en lugar de eso, Tsongkhapa enseñó diecisiete grandes textos del sutra, todos de memoria, dando una sesión de cada uno al día, comenzando todos el mismo día y terminando todos tres meses después, también durante el mismo día. Durante este discurso, refutó interpretaciones incorrectas de cada uno y estableció su propio punto de vista. Cada día, durante el discurso, realizó la auto iniciación (bdag-‘jug) de Yamantaka y todas sus demás prácticas tántricas.

Si observamos su vida, de tan sólo 62 años de duración, y consideramos lo mucho que estudió, practicó (incluido el hacer estatuillas de yeso, tsatsa), todo lo que escribió, enseñó y los retiros que realizó, parecería imposible que alguien fuese de capaz de hacer tan sólo algo de esto en una sola vida.

Estudios y práctica intensiva del tantra

Seguido de esto, Tsongkhapa realizó su primer gran retiro tántrico de Chakrasamvara, según la tradición del linaje kagyu. Durante este retiro, meditó intensamente en las seis enseñanzas de Naropa y las seis enseñanzas de Niguma (Ni-gu’i chos-drug, las seis yogas de Niguma), obteniendo grandes realizaciones. Después, a la edad de 34 años, Tsongkhapa decidió involucrarse en el estudio y práctica intensiva de todas las cuatro clases de tantras. Como escribió posteriormente, uno no puede apreciar realmente la profundidad del anuttarayoga tantra a menos que uno haya practicado y entendido profundamente los tres tantras menores. Así, nuevamente llevo a cabo grandes viajes recibiendo iniciaciones y enseñanzas acerca de las tres clases de tantras menores. Además, también estudió el quinto estadio de culminación (rdzogs-rim) de Guhyasamaja y Kalachakra.

Estudios y retiros para lograr obtener un entendimiento no conceptual del vacío

Tsongkhapa también se dedicó al estudio de la práctica de Manjushri Dharmachakra (‘Jam-dbyangs chos-kyi ‘khor-lo) y madyámaka con el lama karma kagyu Umapa (Bla-ma dbu-ma-pa dPa’-bo rdo-rje). Este gran maestro había estudiado madyámaka con la tradición sakya, y desde su infancia, había tenido diariamente visiones de Manjushri, quien le enseñaba un verso cada día. Tsongkhapa y él se convirtieron en maestro y discípulo. Lama Umapa vigiló con Tsongkhapa la validez de las enseñazas que había recibido de Manjushri. Esto es muy importante, ya que las visiones pueden estar influenciadas por demonios.

Junto con Lama Umapa, Tsongkhapa realizó un largo retiro de Manjushri. Desde ese momento, Tsongkhapa comenzó a recibir instrucciones directas de Manjushri por medio de visiones puras, siendo capaz de recibir de él respuestas a todas sus preguntas. Antes de que esto sucediera, tenía que hacerle sus preguntas a Manjushri por medio de Lama Umapa.

Durante el retiro, Tsongkhapa sintió que todavía no tenía un correcto entendimiento del madyámaka y de Guhyasamaja. Manjushri le sugirió hacer un retiro largo para que lograse entender las anotaciones que había tomado de sus instrucciones. De esta forma, después de enseñar por un corto periodo, Tsongkhapa entró a un retiro de cuatro años con ocho de sus discípulos más cercanos en Olka Cholung (‘Ol-kha chos-lung). Hicieron treinta y cinco rondas de 100,000 postraciones, una por cada uno de los treinta y cinco Budas de la confesión así como dieciocho rondas de 100,000 ofrendas del mandala, con varias auto iniciaciones de Yamantaka, estudiando El sutra de avatamsaka (mDo phal-cher) para las acciones de un bodisatva. Después de todo esto, tuvieron una visión de Maitreya.

Al terminar el retiro, Tsongkhapa y sus discípulos restauraron la gran estatua de Maitreya en Lhasa, siendo este el primero de sus cuatro grandes actos. Posteriormente, volvieron a un retiro de cinco meses. Después de todo esto, el lama nyingma Lhodrag Namka-gyeltsen (Lho-brag Nam-mkha’ rgyal-mtshan), quien continuamente tenía visiones de Vajrapani, invitó a Tsongkhapa, convirtiéndose así en maestro y discípulo. Él le transmitió el lam-rim kadam y lineamientos orales de los linajes.

Tsongkhapa quería ir a la India para estudiar más, pero Vajrapani le aconsejó que permaneciera en el Tibet ya que ahí sería de mayor beneficio. De esta forma, se quedó. Decidió que escribiría Una gran presentación de los estadios graduales del camino (Lam-rim chen-mo) sobre el gran sendero del sutra, y posteriormente Una gran presentación de los estadios graduales del camino del tantra (sNgags-rim chen-mo) acerca de los niveles de práctica de las cuatro clases de tantra.

Seguido de esto, Tsongkhapa hizo un largo retiro del estadio de consumación de Kalachakra, y después un retiro de un año sobre madyámaka . Aunque Tsongkhapa había aprendido mucho de sus maestros sobre madyámaka y sobre el vacío, nunca se sintió satisfecho con el nivel de explicación. Antes de entrar a este retiro de un año, Manjushri le aconsejó que se basara en el comentario de Buddhapalita sobre madyámaka (Sangs-rgyas bskyangs). Así lo hizo Tsongkhapa y como consecuencia, durante el retiro, logró obtener un entendimiento no conceptual del vacío.

Basado en este logro, Tsongkhapa revisó por completo las enseñanzas prasangika madyámaka acerca de la explicación del vacío y temas relacionados, los cuales eran aceptados por los maestros y eruditos de esa época. En ese sentido, fue un reformador radical que tuvo el valor de ir más allá de esas creencias cuando las encontraba inadecuadas.

Tsongkhapa siempre basó sus reformas en una estricta lógica y haciendo referencias a las escrituras. Cuando estableció su propio punto de vista como el significado más profundo de los grandes textos indios, no cometió falta alguna en lo referente a su cercana conexión y relación con sus maestros. El hecho de ver a nuestros maestros espirituales como Budas, no quiere decir que no podemos superarlos en lo referente a nuestros propios logros. Tsenzhab Serkong Rimpoché II explicó esto con el siguiente ejemplo:

Para hacer un pastel, necesitamos reunir diversos ingredientes, tales como la mantequilla, harina, leche, huevos y demás. Nuestros maestros nos muestran cómo hacer el pastel y hornean algunos para nosotros. Puede que sean deliciosos y que los disfrutemos mucho. Gracias a la bondad de nuestros maestros, aprendemos a hacer el pastel. Esto no quiere decir que no podamos hacer ningún cambio, agregar distintos ingredientes y hornear pasteles que incluso sean más deliciosos que aquellos que hicieron nuestros maestros. Al hacer esto, no estamos siendo irrespetuosos con nuestros maestros. Si son maestros realmente calificados, se regocijarán de nuestra mejora de la receta y disfrutarán de estos nuevos pasteles con nosotros.

Sus siguientes grandes actos

Después de haber dado más enseñanzas, nuevamente Tsongkhapa entró en retiro, en esta ocasión con su maestro Rendawa y escribió la mayoría del Lam-rim chen-mo. Durante el retiro, tuvo visiones de Atisha y de los maestros del linaje del lamrim las cuales duraron un mes, aclarando muchas dudas. Posteriormente, estudió las seis prácticas de Naropa y mahamudra profundizando en ello con drikung kagyu. Después, durante la temporada de lluvias enseñó con una gran claridad el vinaya (‘dul-ba, las reglas de la disciplina monástica), siendo este el segundo de sus grandes actos.

Al terminar el Lam-rim chen-mo, Tsongkhapa decidió enseñar más de lleno el tantra. Sin embargo, antes de esto, escribió extensos comentarios acerca de los votos del bodisatva y de Las cincuenta stanzas del gurú (Bla-ma lnga-bcu-pa, sct. Gurupancashika) para enfatizarlas como fundamento para la práctica del tantra. Posteriormente, mientras continuaba dando enseñazas, escribió el Ngag-rim chen-mo y muchos otros comentarios sobre Guhyasamaja. También escribió acerca de Yamantaka y sobre los textos del madyámaka de Nagaryuna.

El emperador chino lo invitó a ser su tutor imperial, pero Tsongkhapa se disculpó argumentando que ya era una persona mayor y que deseaba permanecer en retiro.

Durante los siguientes dos años, Tsongkhapa enseñó el lamrim y el tantra de manera extensa y escribió La esencia de una explicación excelente sobre los significados interpretables y los definitivos (Drang-nges legs-bshad snying-po), todo esto acerca de los significados definitivos e interpretables de los postulados mahayana. En 1409, a la edad de 52 años, inauguró el gran festival de oración del Monlam (sMon-lam chen-mo) en el Yokang en Lhasa (Jo-khang). Ofreció una corona de oro a la estatua de Shakyamuni, lo cual significaba que ahora era una estatua Sambhogakaya, no sólo Nirmanakaya. La forma Sambhogakaya de los budas vive hasta que todos los seres estén liberados del samsara, mientras que la forma Nirmanakaya, vive solamente por un corto tiempo. A este se le considera su tercer gran acto. Después de esto, sus discípulos le solicitaron que dejara de viajar tanto y fundaron para él el monasterio de Ganden (dGa’-ldan dGon-pa).

En Ganden, Tsongkhapa continuó dando enseñanzas, escribiendo (en especial sobre Chakrasamvara) y realizando retiros. Mandó hacer el edificio para la gran sala de Ganden con una enorme estatua del Buda y mandalas de tres dimensiones de Guhyasamaja, Chakrasamvara, y Yamantaka. A este se le considera su cuarto gran acto. Continuó con sus escritos y al finalizar, su colección de obras sumaban dieciocho volúmenes siendo los más numerosos aquellos de Guhyasamaja.

Su muerte

Tsongkhapa murió en Ganden en 1419, a la edad de 62 años. Alcanzó la iluminación después de su muerte logrando el cuerpo ilusorio (sgyu-lus) en lugar del bardo. Esto fue para enfatizar a los monjes la necesidad de un celibato estricto, ya que la iluminación en esa época requería de practicar con consorte al menos en una ocasión.

Antes de morir, Tsongkhapa le dio su sombrero y sus hábitos a Gyeltsabjey (rGyal-tshab rJe Dar-ma rin-chen) (1364-1432), quien se mantuvo en el trono de Ganden por doce años más. Esto dio comienzo a la tradición del poseedor del trono de Ganden (dGa’-ldan khri-pa, Ganden Tripa) como la cabeza de la orden gelug. El siguiente poseedor del trono fue Kaydrubjey (mKhas-grub rJe dGe-legs dpal-bzang) (1385-1438), quien tuvo posteriormente cinco visiones de Tsongkhapa, aclarando dudas y respondiendo a sus preguntas. El linaje gelug ha florecido desde entonces.

Discípulos

Varios de los discípulos cercanos de Tsongkhapa fundaron monasterios para continuar con su linaje y esparcir sus enseñanzas. Cuando Tsongkhapa aún vivía, Jamyang Chojey (‘ Jam-dbyangs Chos-rje bKra-shis dpal-ldan) (1379-1449) fundó el monasterio de Drepung (‘Bras-spungs dGon-pa) en 1416 y Jamchen Chojey (Byams-chen Chos-rje Shakya ye-shes) (1354-1435) fundó el monasterio de Sera (Se-ra dGon-pa) en 1419.

Después de la muerte de Tsongkhapa, Gyu Sherab-senggey (rGyud Shes-rab seng-ge) (1383-1445) fundó el colegio tántrico de Gyume (rGyud-smad Grva-tshang) en 1433 y Gyelwa Gendun-drub (rGyal-ba Ge-’dun grub) (1391-1474), nombrado de manera póstuma como el primer Dalai Lama, fundó el monasterio de Tashilhunpo (bKra-shis lhun-po) en 1447.