Los archivos Berzin

Archivos budistas del Dr. Alexander Berzin

Cambie a la versión para lector de pantalla de esta página Salte a la navegación principal.

Inicio > Aproximaciones al budismo > Adaptación moderna del budismo > ¿Perturbación de la fe?

¿Perturbación de la fe?

Entrevista con el Dr. Alexander Berzin
Newsweek Magazine, ediciones Asia & Atlantic,
13 de enero de 1997, p.56.
Traducido por Rouget Laconte Chamier Rodas

El budismo mongol difícilmente sobrevivió las décadas bajo la represión del estalinismo. Hoy, a más de cinco años del colapso de la Unión Soviética, las tradiciones religiosas de Mongolia podrían estarse enfrentando a otra amenaza: una invasión de misioneros cristianos. O por lo menos así lo expresa el Dr. Alexander Berzin, un prominente budista norteamericano e investigador asociado de la Universidad de Harvard de 52 años. Recientemente viajó por Mongolia para presentar una serie de conferencias sobre la antigua fe del país, un viaje que dice, le permitió presenciar el impacto de los evangelistas extranjeros. Berzin compartió sus observaciones con George Wehrfritz, de Newsweek en Pekín. Extractos:

Wehrfritz : ¿Qué lo impulsó a su última visita?

Berzin: Fui invitado por la Universidad Nacional Estatal de Mongolia para impartir una serie de conferencias sobre budismo. El trasfondo es que desde la caída del régimen comunista, Mongolia ha sufrido gran afluencia de misioneros cristianos americanos de diversas denominaciones. Dichos misioneros ejercen una enorme presión en la población, particularmente en los jóvenes, para que se conviertan al cristianismo. Esto es extremadamente perturbador para el proceso de intentar restablecer la cultura y la religión tradicionales de Mongolia.

Wehrfritz : ¿De qué manera son perturbadores los misioneros?

Berzin: Para que Mongolia se adapte a la nueva democracia y a la nueva economía de mercado, es muy importante que la gente se sienta segura de sí misma. Este sentido de auto estima proviene del arraigo en la propia cultura. Así que, si se les despoja de la cultura ex-soviética y además se retiran los valores y la cultura tradicional de Mongolia, mismas que los misioneros tratan de menospreciar, el pueblo se queda con las manos vacías. Sienten que no valen la pena, que han invertido su vida en algo sin valor, en basura.

Wehrfritz : ¿De qué manera, específicamente, menosprecian los misioneros los valores tradicionales de Mongolia?

Berzin: Proclaman que la pobreza y el atraso general de Mongolia son debidos al budismo. Esto es simplemente absurdo, cuando uno observa el desarrollo de las sociedades budistas en el sureste de Asia, Taiwán, Corea del Sur, Japón y Hong Kong. Sin embargo muchos mongoles lo creen porque no poseen mucha información acerca del mundo exterior. De igual forma, los misioneros vienen bajo la apariencia de maestros de inglés. Imprimen literatura cristiana gratuita en inglés y en mongol coloquial, que resulta atractiva para los estudiantes de idiomas. Les dan dinero, computadoras a las universidades, becas a los hijos de oficiales influyentes. Compran su vía de acceso. Los budistas no pueden competir.

Wehrfritz : ¿Por qué no?

Berzin: Porque aún están intentando reivindicarse. Sus monasterios fueron destruidos, como 700 durante el período de Stalin. El gobierno comunista sólo permitió que un monasterio permaneciera abierto. Hasta hoy han reiniciado 155 monasterios. Pero los viejos monjes que sobrevivieron sólo son capaces de enseñar rituales a los jóvenes monjes. No tienen dinero para imprimir textos o para traducir al mongol coloquial. Además, por si fuera poco, los misioneros dan fiestas para los jóvenes, con música y comida gratis, un exitazo para el proselitismo.

Wehrfritz: ¿Qué tratan de lograr con eso?

Berzin: Los misioneros sinceramente creen que están salvando las almas de este pueblo y conduciéndolos al cielo. A largo plazo podrían destruir la sociedad mongola.

Wehrfritz: ¿De qué manera podría responder la comunidad budista?

Berzin: Hay varios pasos. Estoy involucrado en un proyecto para la traducción de textos, ya sea del tibetano, del inglés o del mongol clásico al lenguaje coloquial. Otra cosa que se ha estado haciendo es que Su Santidad el Dalái Lama ha estado enviando maestros desde India para ayudar a restablecer un sistema educativo budista. Mongolia recibió la forma de budismo que practicaba del Tíbet en el siglo XIII. Así que hay una relación de mucho tiempo.

Wehrfritz: Otra estrategia es enviar budistas americanos como usted ¿no es así?

Berzin: Los misioneros son americanos, por lo que la juventud mongola se lleva la impresión de que el ardor cristiano es la columna vertebral de la cultura occidental. Para los maestros mongoles o tibetanos no es tan efectivo desafiar ésto. Pero como americano, mi presencia envía otro mensaje: que no todos los americanos tenemos este ardor misionero, que hay muchas otras religiones en los Estados Unidos y que obtenemos nuestra fuerza de muchos otros factores más allá del cristianismo.

Wehrfritz: ¿Hay lugar para el cristianismo en Mongolia?

Berzin: Le daré un ejemplo. El Dalái Lama y el Papa han tenido mucho contacto a lo largo de los años. Una de las cosas que han acordado fue un intercambio de monásticos. Un cierto número de monjes católicos visitaron monasterios budistas tibetanos en India para aprender técnicas de meditación, en particular sobre cómo mejorar la concentración. De la misma manera, el Dalái Lama envió monjes a monasterios cristianos, para aprender cómo montar orfanatos, asilos, escuelas y hospitales. En el Tíbet, la comunidad y la familia tradicionalmente se hicieron cargo de estos aspectos. Pero en el exilio en India ya no se tiene la misma estructura, así que los monasterios necesitan hacerlo. Por supuesto que ni los monjes cristianos que fueron a India se convirtieron al budismo, ni los monjes budistas se hicieron cristianos. Sin embargo fueron capaces de aprender los unos de los otros cómo mejorar sus propias religiones y sociedades. Este tipo de intercambio basado en el respeto mutuo es lo que puede tener lugar en Mongolia.