Los archivos Berzin

Archivos budistas del Dr. Alexander Berzin

Cambie a la versión para lector de pantalla de esta página Salte a la navegación principal.

Inicio > Aproximaciones al budismo > Introducción al budismo > Preguntas básicas acerca del desapego, la no violencia y la compasión

Preguntas básicas acerca del desapego, la no violencia
y la compasión

Singapur, 10 de agosto, 1988

Extracto revisado de
Berzin, Alexander and Chodron, Thubten. Glimpse of Reality.
Singapore: Amitabha Buddhist Centre, 1999.
Traducido por Ernesto Guerrero

Pregunta: ¿Cuál es el significado del desapego?

Respuesta: El significado budista del desapego es ligeramente diferente al significado normal de la palabra en inglés 1 . El desapego en el budismo esta conectado con la renuncia. La palabra “renuncia” en inglés también es engañosa, ya que implica que tenemos que abandonar todo e irnos a vivir a una cueva. Y aunque existen ejemplos de personas que dejaron todo y se fueron a vivir a una cueva, como Milarepa; lo que hicieron se describe con una palabra distinta, no por la palabra que se traduce como renuncia o desprendimiento. La palabra que se ha traducido como “renuncia” significa “la determinación de ser libre”. Tenemos una determinación fuerte: ”Debo salir de mis problemas y dificultades. Mi mente está completamente firme respecto a esa meta”. Queremos dejar nuestros juegos del ego porque estamos determinados a ser libres de todos los problemas que esos juegos causan. Esto no significa que tengamos que dejar una cómoda casa o las cosas que disfrutamos. Más bien, estamos tratando de poner un alto los problemas que tenemos en relación a estos objetos. Esto nos lleva al desapego.

Ser desapegados no significa que no podamos disfrutar nada o no podamos disfrutar estar con alguien. Mas bien, se refiere al hecho de que aferrarnos fuertemente a algo o a alguien, nos causa problemas. Nos volvemos dependientes de ese objeto o persona y pensamos, “Si lo pierdo, o nunca lo obtengo, entonces seré miserable”. El desapego significa: ”Si obtengo la comida que me gusta, qué bueno; si no la obtengo, está bien. No es el fin del mundo”. No hay apego o aferramiento.

En la psicología moderna la palabra “apego” tiene una connotación positiva en ciertos contextos. Se refiere al lazo que une a un niño con sus padres. Los psicólogos dicen que si el niño no tiene este apego inicial a los padres, habrá dificultades en el desarrollo del niño. Una vez más es problemático encontrar la palabra apropiada en inglés para comunicar el significado budista, por que la connotación budista del desapego es muy específica. Cuando las enseñanzas budistas nos instruyen a desarrollar el desapego, no significa que no debamos desarrollar el lazo niño-padres. A lo que se refiere por “desapego” es a deshacer nuestro aferramiento y deseo por algo o por alguien.

Pregunta: ¿Hay alguna diferencia entre una acción con desapego y una acción moralmente positiva?

Respuesta: Antes de discutir eso, sólo como un comentario al margen, prefiero la palabra “ constructivo” en lugar de “virtuoso”. “Virtuoso” y “no virtuoso” implican un juicio moral, que no es a lo que se refiere el budismo. No hay un juicio moral. Ni tampoco hay recompensa o castigo. Más bien, hay algunas acciones constructivas y otras destructivas. Si alguien le dispara a otras personas, eso es destructivo. Si alguien golpea a otros miembros de la familia, eso es destructivo. Todos están de acuerdo en esto. No se involucra un juicio moral. Si somos bondadosos y ayudamos a los demás, eso es muy constructivo o positivo.

Cuando ayudamos a otros lo podemos hacer con apego o con desapego. Ayudar a alguien con apego, sería por ejemplo:”Te voy a ayudar por que quiero que me ames, me quiero sentir necesitado”. Diríamos que la acción de ayudar sigue siendo positiva pero que la motivación no es la mejor.

En la discusión acerca del karma, distinguimos entre la acción y la motivación. Podemos hacer una acción positiva con una motivación muy pobre. La acción positiva dará como resultado cierta felicidad, mientras que la motivación pobre dará como resultado cierto sufrimiento. Lo opuesto también puede ser cierto, la acción es negativa. Por ejemplo: le pegamos a nuestro niño, pero la motivación es positiva, lo hacemos para salvar su vida. O bien, si nuestro pequeño niño esta por correr a la carretera y sólo le decimos dulcemente: “Oh querido, no corras hacia la carretera”, eso no lo detendrá. Si agarramos a nuestro hijo y le damos una nalgada, eso podría resentirlo y hacerlo llorar, así que hay un pequeño resultado negativo de esa acción. De todas formas, la motivación es positiva, y el resultado positivo es mucho mayor que el negativo, porque la vida del niño se salva. También nuestro hijo aprecia el hecho de que lo cuidemos.

Lo mismo sería cierto de una acción constructiva: Podría estar motivada por el desapego, lo cual siempre es mejor, pero podría estar hecha con apego.

Pregunta: ¿La compasión implica que siempre tenemos que estar pasivos y complacientes, o los métodos enérgicos algunas veces son permitidos?

Respuesta: La compasión no debe ser una “compasión idiota” en la cual le damos a todos todo lo que desean. Si un borracho quiere whiskey o si un asesino quiere una pistola, ciertamente no es compasión complacer sus deseos. Nuestra compasión y generosidad debe ir acoplada con el discernimiento y la sabiduría.

Algunas veces hay que actuar de manera enérgica para disciplinar a nuestro hijo o para prevenir situaciones terribles. Es mejor actuar de una manera no violenta, siempre que sea posible, para prevenir o corregir una situación peligrosa. Sin embargo, si eso no funciona y vemos que el único camino para detener el peligro de inmediato es actuar enérgicamente, entonces sería considerado como una falta de voluntad para ayudar si no usamos ese método. De todas formas, debemos actuar de maneras tales que no causemos mayor daño a los demás.

A Su Santidad el Dalai Lama le preguntaron algo similar en una entrevista y dió el siguiente ejemplo: Un hombre va a un río que es extremadamente difícil y peligroso de cruzar y dispone a hacerlo nadando. Dos personas cerca de ahí lo miran, y ambos saben que si esta persona se mete al río se ahogará en la corriente. Uno mira placidamente y no hace nada, él piensa que debe ser no violento y que esto significa que no debe intervenir. La segunda persona le grita al nadador y le dice que no se meta al agua porque la corriente es peligrosa. El nadador le dice “no me importa, de todas formas voy a entrar”. Discuten y finalmente, para evitar que el nadador se ahogue, la persona en la orilla lo noquea y lo deja inconsciente. En esa situación la persona que sólo se sienta por ahí y esta esperando ver al hombre meterse en el agua y ahogarse, es el que comete el acto de violencia. La persona no violenta es aquella que realmente evita que se mate, aunque haya tenido que recurrir a un método enérgico.


1 Desapego es la traducción al español de la palabra “detachment” en inglés. (N.T.)